Centolla



Este crustáceo es uno de los más apreciados por los buenos degustadores de marisco. Dicen los que saben, que la mejor manera de probar las nécoras de Galicia es simplemente cociéndolas durante cinco minutos en agua de mar, si puede ser, y en caso contrario en agua con sal a la que se le pueden añadir unas hojas de laurel. También se pueden hacer rellenas, al modo del txangurro.

Al igual que en la centolla, en la nécora podemos encontrar variados y sutiles sabores, desde la delicada carne de sus patas, hasta el rotundo sabor de su interior, donde con una cuchara, o con el dedo se puede saborear lo bueno que nos ofrece la nécora debajo de su concha.



 

Atrás

Centolla

Siguiente



Versión imprimible